Tras el temporal, hay un trabajo bien hecho

Estrecho Digital

Aunque los efectos de la borrasca Enma aún se están dejando notar en la zona del Estrecho y el Campo de Gibraltar, donde los fuertes vientos de hasta 119,5 kilómetros por hora han acabado con gran parte de la franja litoral, empieza a ser momento de hacer balance de lo que pudo haber sido y no fue. El trabajo realizado por los prácticos del puerto algecireño y por los profesionales que componen las tripulaciones de los remolcadores en la Bahía de Algeciras ha evitado que el temporal provocase graves daños en nuestro entorno.

Como ya informase la pasada semana El Estrecho Digital, las aguas del puerto de Algeciras vivieron momentos de gran tensión por el riesgo el pasado jueves 1 de marzo. El fuerte viento acabó rompiendo los cabos de numerosas embarcaciones, lo que obligó a trabajar a destajo a prácticos, remolcadores y amarradores, bajo la coordinación de Capitanía Marítima.

Eran las 9.30 horas cuando el CMA-CGM Zheghe, de 399 metros de eslora, rompió cabos, mientras estaba atracado en la terminal de contenedores de TTIA quedando durante algunos minutos sin gobierno, lo que provocó la rápida reacción de los prácticos y la empresa de remolcadores que operó en este puerto. Hasta cinco remolcadores estaban en sólo minutos a los costados del barco, lo que impidió una mayor gravedad del incidente que sólo quedó en un golpe sin consecuencias de la popa del buque con el dique en el que se encontraba. Una situación que se vio acrecentada en relación al riesgo que suponía por la rotura de amarras que sufrió en ese instante el Africa Three, un carguero de 228 metros de eslora, que al igual que el portacontenedores de CMA-CGM quedó a merced del viento cruzándose con éste, lo que llevó a una actuación rápida y peligrosa de los remolcadores, que rápidamente controlaron la situación.

En ese momento, el viento soplaba de 50 a 60 nudos, o lo que es lo mismo, más de 100 kilómetros por hora y eso provocó también la rotura de los cabos del ferry Nova Star, que se encontraba en la zona portuaria situada al Norte de la terminal de contenedores de TTIA. El práctico encargado de la operación de “rescate” del Nova Star ordenó rápidamente al capitán que fondease con las dos anclas, al quedar el barco a la deriva y no sin dificultades, pudo ser remolcado y atracado en el dique exento de Isla Verde Exterior, sin que por suerte se produjesen daños.

Sin duda, ante un temporal como el que estamos viviendo en estos días en el puerto de Algeciras, no sólo es importante el tiempo de reacción para evitar una catástrofe grave, sino que, además, es vital la experiencia del personal que opera en las aguas de la Bahía. Las operaciones que se realizan en estas instalaciones en un sólo mes pueden suponer las que se llevan a cabo en todo un año en otros puertos. Esa experiencia permite a prácticos, patrones de embarcaciones auxiliares y remolcadores y a amarradores, poder actuar con la valentía y la prestancia con la que lo han hecho en estos días, permitiendo que todos, comunidad portuaria y ciudadanos en general, gocemos de una mayor seguridad.

¡Enhorabuena! a todos.

Fuente: El Estrecho Digital